cabecera

ESTUDIO DEL ANTIGUO EGIPTO EN CHILE













Por Sofia Sáez
Gentileza: Instituto Uruguayo de Egiptología

SU EVOLUCIÓN DESDE EL IMPERIO ANTIGUO
HASTA EL IMPERIO NUEVO

Monumentos Eternos que dieron lugar a la Renovación Arquitectónica



Sabemos poco de la arquitectura en el Imperio Medio, de la que tan contados ejemplos has sobrevivido. En el Imperio Nuevo, se abandonó la utilización de las pirámides para luego comenzar a ocultar las sepulturas en el interior de grandes montañas. Fue así, que los templos dedicados a las divinidades llegaron a su máximo esplendor.

LA ÉPOCA DE LA EXPANSIÓN.
Cuando el faraón Ahmosis (XVIII dinastía), expulsa a los Hicsos de Egipto, se empieza a hablar de un nuevo imperio, el Imperio Nuevo. A partir de éste momento, Egipto comenzó a tener contacto con otras civilizaciones del exterior, incrementándose las relaciones con los países asiáticos y sobre todo, con la región de Nubia, rica en tierras y minerales. Esta expansión afectó de manera importante a la producción artística de la zona. En éste momento, la mano de obra no sólo procedía de Egipto, sino también del exterior. La sociedad mejoró su calidad de vida, y con ella, diversos ámbitos como la arquitectura, entre otros.

Este documento perteneciente a la "Descripción del Egipto" nos muestra una posible técnica de elevación para los obeliscos en Tebas / Imperio Nuevo

Los faraones daban gracias a los dioses por sus victorias, dedicándoles numerosos templos, ya que al hacerlo su autoridad sobre el pueblo aumentaba.

DIOSES Y TEMPLOS.
Las construcciones arquitectónicas más importantes de este período se dieron dentro del ámbito religioso, en los templos dedicados a la divinidad. Éstos se situaban en la orilla oriental del Nilo y, al lado, se edificaba un pequeño templo para albergar las "barcas divinas". El camino que estaba flanqueado por esfinges, y que unía este pequeño templo con el templo en sí, se llama dromos. Se accedía a través del pilón después del cual se encontraba un patio (generalmente porticado con columnas). Las salas más importantes eran: la sala hipóstila, la sala de la barca, y el sanctasanctórum (capilla con la imagen divina). A medida que se iba penetrando en las salas del templo la luz iba disminuyendo debido a que cuanto más privada y sagrada fuese la sala, el espacio debía ser cada vez más reducido y casi oscuro. Al fundarse un templo se realizaban diferentes celebraciones rituales. Primero, se organizaba una procesión en compañía del dios, faraón y sacerdotes hacia el lugar donde se erigía el templo. Por la noche, se marcaba con una cuerda tensada el perímetro del terreno excavando la tierra y llenándola con tierra blanca (símbolo de pureza). Finalmente, se sacrificaban animales, de los cuales sus restos se enterraban con arena blanca junto a algún amuleto o recordatorio.

En esta época, dos fueron los templos más importantes: Luxor (que fue construido por Amenofis III, y después continuado por Tutmosis III y Ramsés II, XVIII dinastía. Estaba dedicado a la "Tríada de Tebas" formada por Amón, Mut y Khonsu) y Karnak (construida por diversos monarcas).

EL VALLE DE LOS REYES.
Tebas fue la capital del Imperio Nuevo. En consecuencia, fue necesario buscar algún lugar cercano, en la orilla occidental del Nilo, para situar las sepulturas de los monarcas y que éstas estuvieran protegidas de los numerosos profanadores. Así surgió el Valle de los Reyes.

Tutmosis I fue el primero en separar la tumba del templo funerario y erigir su morada en el nuevo valle. Las tumbas se encuentran en el interior de la montaña y sus entradas estaban disimuladas con bloques de piedra que arrancaban desde el suelo, simulando un desprendimiento. Las entradas conducían, a través de largos pasillos, a lujosas cámaras que poseían pinturas y relieves. Pese a ello, las tumbas son poco importantes desde el punto de vista arquitectónico.

Esta necrópolis alberga a reyes de las XVIII, XIX y XX dinastías. En total se encuentran cincuenta y ocho hipogeos repartidos entre dos zonas, siendo la tumba de Seti I la más compleja ordenación arquitectónica.

EL VALLE DE LAS REINAS.
Situado en la cordillera de la meseta libia, es un lugar más accesible que el Valle de los Reyes. Fue el lugar preferido para la sepultura de las reinas, princesas y príncipes de las XIX y XX dinastías. Hasta la actualidad se han localizado noventa y ocho tumbas, aunque su estado de conservación es muy inferior a las del Valle de los Reyes.

LOS TEMPLOS DE KARNAK.


Se trata de uno de los conjuntos arqueológicos más extensos y complejos del Antiguo Egipto, en el que se combinan diferentes edificaciones desarrolladas durante un largo período.

RECINTOS.
En el complejo de Karnak existen tres recintos amurallados, construidos con ladrillo crudo. El recinto de Amón es el de mayor dimensión (trescientos mil metros cuadrados). En el centro de cada uno de los tres recintos básicos se eleva el templo principal. Junto a él se encuentra el lago sagrado destinado a las celebraciones religiosas.

Los tres templos principales están dedicados a Montu, Amón y Mut, y los secundarios a Khonsu, Ptah e Ipet. Existe una característica común a los tres recintos: todos ellos no fueron obra de un único soberano; hasta la época romana todos los faraones quisieron dejar su huella construyendo de nuevo, reformando o inscribiendo el nombre sobre los muros preexistentes.

EL RECINTO DE AMÓN.
En el conjunto del dominio de Amón - Ra está presente un recinto amurallado en forma trapezoidal, que proviene quizás de la XXX dinastía, en el que se a bren unas nueve puertas de las cuales hay dos que responden a los dos ejes básicos de la estructura de los edificios principales.

La puerta más importante era la que se abría en la pared occidental, flanqueada por dos grandes pilones, a la que se accedía desde el Nilo, a través de una avenida de esfinges. La segunda de las puertas más destacadas del recinto era la situada en la muralla meridional, que se comunicaba con la avenida que enlazaba con el dominio de Mut. En el ángulo sudeste se situaba el lago sagrado, que era un estanque rectangular de grandes dimensiones, flanqueado por los almacenes destinados a las ofrendas y los talleres de preparación de cerveza y cocción del pan.


LOS TEMPLOS DE MENTUHOTEP Y HATSHEPSUT EN DEIR EL BAHARI.


Los grandes complejos de los soberanos Mentuhotep y Hatshepsut, levantados en Deir el - Bahari (Tebas), constituyen un caso excepcional en la arquitectura.

Aunque con casi 600 años de distancia en el tiempo, el complejo construido por indicaciones de la soberana intenta reproducir el modelo de su lejano antecesor.

EL TEMPLO DE MENTUHOTEP.



Mentuhotep (XI dinastía, alrededor del año 2040 a.C.). Hacia el 2040 a.C. fundó el Imperio Medio al conquistar el norte y reunificar Egipto. Durante su reinado de 51 años, construyó su propio complejo funerario presentando éste una nueva manera de arquitectura que caracteriza al Imperio Medio, que se explica en los nuevos ritos litúrgicos y la utilización de los recursos formales anteriores. Este templo se podría definir como una mezcla de elementos extraídos de los hipogeos y de las tumbas piramidales.

LA ARQUITECTURA DEL COMPLEJO FUNERARIO.
Se construyó en tres niveles diferentes. El nivel inferior era de planta cuadrada y contenía la sala hipóstila y un patio de pilares. Ambas estancias poseían en el centro una rampa que conducía al segundo nivel o cuerpo superior que era el verdadero templo de culto. Éste estaba flanqueado por patios de columnas en tres de sus lados (sudeste, noroeste y sudoeste).

INTERIOR DEL MONUMENTO.
Un largo corredor subterráneo de 150 metros de longitud conducía a una cámara en la que se encontraban depositados un sarcófago de madera y, junto a él, la estatua de un soberano con la vestimenta blanca (propia del Jubileo) el rostro y las manos de color negro y la corona roja, signos de la realeza del Bajo Egipto. En esta misma cámara estaban dispuestos en riguroso orden una serie de recipientes con diversas ofrendas.

Bajo esta cámara se encontraba un pozo de 30 metros de profundidad, comunicado a una segunda estancia, que poseía recipientes con ofrendas; luego, un segundo pozo (de menores dimensiones), que contenía un pequeño cofre de madera dedicado a Mentuhotep.

EL TEMPLO DE HATSHEPSUT.
Hatshepsut fue la primer mujer faraona que existió en el Antiguo Egipto. Soberana de la XVIII dinastía, 1479 - 1458 a.C., fue hija de Tutmosis I, y esposa de su medio hermano Tutmosis II. Gobernó primero junto a él, y luego en sustitución de su hijastro (en realidad sobrino), Tutmosis III debido a que aún era un niño. Hatshepsut gobernó Egipto hasta su muerte.



Ordenó construir su templo en Deir el Bahari, e hizo levantar dos obeliscos en Karnak. El templo fue construido por su arquitecto de confianza: Senmut, que realizó un conjunto que destaca por la simetría de las proporciones y por su gran integración en el medio físico

El templo estaba consagrado al dios supremo Amón, pero algunas partes estaban dedicadas a Hathor (diosa del cielo y del amor), Anubis (dios de los muertos y de la momificación), y Ra (dios sol). Además, en él no sólo se le rendía culto a Hatshepsut, sino también a sus padres.

LA ARQUITECTURA DEL COMPLEJO FUNERARIO.
El primer nivel del templo estaba constituido por el patio, al cual se llegaba por una avenida flanqueada por esfinges que nacía en el Valle del Nilo. Éste consistía en un gran espacio abierto con dos posibles esfinges, dos estanques en forma de T y una serie de árboles. Del centro nacía una rampa que conducía al segundo nivel, y que dividía en dos partes un pórtico de pilares. Este nuevo nivel era de planta cuadrada y repetía la característica del vestíbulo porticado. Éste conducía a dos grandes salas; la más importante consagrada era la del nacimiento divino de Hatshepsut. Ambas son importantes por los relieves que presentan y por tener la finalidad de alabar la figura de la reina por ser hija de Amón y la creadora de grandes redes comerciales. A los lados de estas dos grandes habitaciones construyeron el santuario de Hathor y la capilla de Anubis. En el tercer nivel, se encontraba el edificio de culto de la reina: la sala hipóstila, la sala de las estatuas, el santuario y la capilla funeraria.



BIBLIOGRAFÍA.



  • "ARQUITECTURA EGIPCIA", 1ª Edición, Jesús Araújo, Editorial Parramón S.A., Barcelona, 2000.
  • "ARQUITECTURA EGIPCIA", Enciclopedia Microsoft Encarta 98.
  • "ARTE EGIPCIO", 1ª Edición, Jesús Araújo, Editorial Parramón S.A., Barcelona, 1999.
  • "EGIPTO. EL MUNDO DE LOS FARAONES", Regine Schulz - Matthias Seidel - colaboradores, Editorial Konemann, Italia, 1997.
  • "ENCICLOPEDIA DE ARQUEOLOGÍA", 1ª Edición, Mick Aston - Tim Taylor, Editorial El Ateneo, Italia, 1999.
  • "HISTORIA DE LA FORMA URBANA. DESDE SUS ORÍGENES HASTA LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL", 4ª Edición, A.E.J. Morris, Editorial Gustavo Gill S.A., Barcelona, 1992.
  • "HISTORIA DEL MUNDO", 12ª Edición, José Pijoán, Editorial Salvat S.A., Zaragoza, 1979.
  • "LA CULTURA DEL ANTIGUO EGIPTO", 1ª Edición, Quantum Books L.T.D. - Rebecca Kingsley, Editorial Edimat Libros S.A., Madrid.
  • "LOS FARAONES. LA ALTA SOCIEDAD IMPERIAL". Lionel Casson, Editorial Folio S.A., Barcelona, 1999.
  • "MINIGUĂŤA DEL ANTIGUO EGIPTO", 1ª Edición, Scott Steedman, Editorial Molino, Barcelona, 1996.
  • "THE GREAT PYRAMID AT GIZA", www.geocities.com/athens/delphi/3499/page1.htm, 1999.
  • "THE SPHINX", www.geocities.com/athens/delphi/3499/page1.htm, 1999.