cabecera

ESTUDIO DEL ANTIGUO EGIPTO EN CHILE













Por Sofía Sáez
Gentileza: Instituto Uruguayo de Egiptología



SU EVOLUCIÓN DESDE EL IMPERIO ANTIGUO
HASTA EL IMPERIO NUEVO

INTRODUCCIÓN

La vida cotidiana y las costumbres del Antiguo Egipto no sufrieron cambios dramáticos a lo largo de sus tres milenios de historia. En consecuencia, acompañando la lenta evolución - determinada principalmente por la gran hermeticidad de la civilización ante influencias exteriores - en la religión, la arquitectura y la organización social (por ejemplo), solo se produjeron cambios notorios frente a situaciones puntuales, como la invasión de los Hicsos que revolucionó al ejército y su armamento, o la influencia griega que cambió la agricultura. Dentro de este panorama de lenta evolución de la vida diaria del Egipto Antiguo, abordaremos su estudio a través aquellos aspectos que en su conjunto dan una visión general de la temática tratada.

Diferentes Aspectos de la Vida Cotidiana



>> Los oficios y profesiones más trascendentes de la época.
>> Agricultura y ganadería.
>> Economía y comercio.


Los Oficios y Profesiones más Trascendentes de la Época


A continuación, hablaremos de las profesiones más representativas del Antiguo Egipto, exceptuando aquéllas que, como los sacerdotes o arquitectos, pueden integrarse a otras monografías sobre temas más específicos.

ESCRIBAS: Eran los encargados de transportar la cultura egipcia de generación en generación, enseñándosela solo a los de alto nivel social. Éste era un cargo muy importante, del cual estaban muy orgullosos los que lo poseían.

SACERDOTES: Eran los que debían enseñarle dicha profesión a los jóvenes que tenían futuro como letrados. Estudiar para ser escriba era muy complejo, porque además del hecho que tenían que ser muy hábiles para el dibujo, debían aprender matemática, geografía, gramática, idiomas extranjeros, textos sagrados, entre otros. Primero se aprendían los diversos signos agrupados en diferentes categorías (para facilitar su memorización), y luego se comenzaban a estudiar las palabras según su significado. Por último se copiaban (primero en lona, después en tablillas y por último en papiros), textos religiosos u otras obras, con lo cual culminaba su carrera de estudios. Esto les daba un carácter de gran importancia, ya que al poseer tantos conocimientos podían acceder a cualquier cargo. Al comenzar podían hacerlo como funcionarios del Estado, del ejército o en forma privada (es decir, en el palacio). Dependiendo de sus capacidades, los cargos que podían llegar a ocupar eran desde escribiente de pueblo o ayudante de cualquier magistrado de mínima categoría hasta secretario privado del faraón.

MÉDICOS: Para ser médico era necesario saber leer y escribir ya que debían aprenderse las diversas leyes, fórmulas y diagnósticos (contenidos en los papiros médicos). Al médico laico (quien era el que realmente poseía el arte de sanar), se le denominaba "swnw" ("el que cura" o "el que corrige"). Éste nombre lo recibían los médicos sencillos, cuya profesión probablemente comenzaba en la familia, con recetas caseras para sanar dolencias.

Los únicos datos que poseemos sobre la formación profesional de los mismos, se refieren a que estudiaban en la "Casa de la Vida" ("Per Ankh"), a la cual también concurrían sacerdotes, magos y escribas. Algunos médicos, además, poseían otros títulos; y otros hasta llegaban a ocupar cargos muy altos por sus propios méritos, como "Médico Principal del Señor de las Dos Tierras".

La medicina, sobre todo el arte de la cirugía y los estudios del interior del cuerpo humano (facilitados gracias a la técnica de momificación), dieron a los egipcios un gran prestigio sobre los demás pueblos vecinos, dado el carácter muy avanzado de dichos conocimientos.

MILITARES: El ejército fue algo similar al de la actualidad en cuanto a su reclutamiento. Primero (durante un cierto período), se cumplía con el servicio militar al mando de comandantes locales, y al culminarlo cumplían con su entrenamiento, aunque lógicamente continuaba con su rutina de preparación en caso de guerra. Este alistamiento corría a cargo del Estado; dichas tropas estaban a disposición del monarca, el cual designaba un príncipe noble de su familia para que las guiara en la batalla.

>> "Menfat", antiguo nombre denominado para la infantería, quienes cumplían funciones militares y de expedición / Ilustración del egiptólogo Ipottilo Roselinni.

Luego de la invasión de los Hicsos, se mejoró el armamento y el equipamiento de los soldados. Así, aprendieron a domar caballos, a fabricar arcos compuestos, a añadirle puntas de bronce a flechas y lanzas, como también a mejorar sus espadas (copiando el modelo de los asiáticos, en forma de hoz curvada). Además, comenzaron a utilizar el carro a caballo de dos ruedas (copiado de sus enemigos provenientes de Babilonia y Asiria) perfeccionándolo; al reconocer que montar un caballo y usar un arma (como el arco) simultáneamente era algo muy complicado. Dichos carros estaban tirados por dos caballos y podían llevar solo dos personas de pie sobre un piso construido con cuerdas de cuero entrelazadas; la caja era semicircular y poseía un reborde para que el conductor se apoyara. De ésta manera consiguieron un arma idéntica, tanto en velocidad como en potencia, a la de sus enemigos.

ARTESANOS: La artesanía fue uno de los rubros profesionales que logró mayor destaque dada la perfección alcanzada. Resulta increíble como, escultores y ebanisteros, disponiendo sólo de utensilios rudimentarios dominaron completamente el trabajo en piedra y madera. De todas formas, las herramientas que los escultores utilizaban para pulimentar la piedra no son muy conocidos. Estos trabajos son sorprendentes desde el punto de vista artístico, con una precisión manual difícil de lograr en la actualidad.

Por el lado de los rubros de joyeros, orfebres y lapidarios, no cabe ninguna duda de que poseían una enorme destreza manual (al igual que los anteriores mencionados), y un gran sentido artístico (sobre todo los joyeros que confeccionaron joyas de una belleza tal que no igualaron las realizadas por generaciones posteriores).

Los artesanos trabajaban en los talleres de los templos o en los "talleres reales". Los sacerdotes eran los encargados de supervisar los trabajos antes de ser entregadas al comprador. El hecho de que las obras eran anónimas y no se conocen nombres de pintores ni escultores, nos hace pensar que con estos trabajos no se trascendía a la fama ni se llegaba a poseer grandes fortunas. Parece ser que las técnicas de trabajo eran transmitidas de padres a hijos.

Por último, los escultores y pintores necesitaban poseer una gran habilidad para el dibujo, y tener la capacidad de transcribir a gran escala lo que los escribas les mandaban, escrito sobre todo en papiros.

CAMPESINOS: Desde los primeros tiempos, el Valle del Nilo representó un excelente espacio geográfico para el asentamiento humano, constituyendo además un lugar sumamente propicio para la explotación agrícola, dada la extrema fertilidad de sus tierras, así como la constante disponibilidad de agua.

Por otra parte, el oficio más despreciable, desde el punto de vista de los escribas (por ejemplo) era el de agricultor, que se le denominan hoy "fellah". Eran la mayoría de la población y estaban ubicados en la parte más baja de la escala social, su situación era de semiesclavitud (pues eran golpeados y explotados por sus amos y recaudadores del Fisco, respectivamente), quebraban por plagas o malas cosechas, dependían del soberano, del templo o del propietario de los campos que cosechaban, y como si fuera poco, envejecían prematuramente. Además de realizar trabajos agrícolas en época de cosecha, durante las inundaciones (en que dichas tareas eran mínimas), el monarca mandaba a una gran parte de la población a construir, además de las grandes "obras faraónicas", las de carácter público en general, como el mejoramiento o construcción de obras de irrigación. Todos debían acudir a dicha convocatoria (excepto los que estaban exentos), porque de lo contrario serían castigados recluyéndolos en suertes de campos de trabajo, obligándolos de esta manera, a trabajar para el Estado. Generalmente las labores del campo eran realizadas por los miembros de una misma familia.

El campesino egipcio se valía, para realizar sus tareas, de bueyes y otros animales como elementos de carga o de tiro, y de herramientas muy rudimentarias (las que no evolucionaron notoriamente a lo largo de tres milenios, hasta que llegaron los griegos, quienes introdujeron utensilios más avanzados).


Agricultura y Ganadería


Las peculiares características geográficas y climáticas de Egipto, condicionaron, junto con otras actividades, su producción agrícola y ganadera. Así por ejemplo los cultivos dependían básicamente de las inundaciones del Nilo, tanto en su variedad, tipo, época, como el lugar de producción.

>> Proceso de recuento del ganado, maqueta / Tumba de Meketre en Tebas / Imperio antiguo

El cultivo de cereales tales como trigo y cebada constituía una de las principales actividades y los mismos eran la base de la alimentación. Asimismo, otros productos destinados a satisfacer los gustos de los ricos y de los dioses (ofrendas), como el vino y la carne, no eran de menor importancia. En las huertas familiares, también se cultivaban judías, cebollas, puerros, pepinos, lechuga, y frutas como higos, uvas, granadas y dátiles, de los que los egipcios hicieron un gran consumo.

Evidentemente, las cosechas que producían alcanzaba para la subsistencia de todo el país, como se deduce de la información encontrada en los distintos escritos de la época. Los datos hallados demuestran que no sintieron la necesidad de modernizar sus útiles agrícolas hechos de madera, los cuales trazaban en la tierra surcos muy poco profundos. Recién con la llegada de los griegos, varió sustancialmente esta situación, ya que aquéllos trajeron consigo utensilios más adecuados, con lo cual aumentó la rentabilidad del suelo de modo importante.

La llegada del agua del Nilo a los campos más alejados constituyó un gran problema que se resolvió con el transporte en vasijas (ánforas) a cargo de las mujeres y los niños. Esto fue solo hasta el Imp. Nuevo, época en que se comenzó a utilizar el shaduf, una herramienta muy rudimentaria que permitía elevar el agua y transportarla a los campos más distantes, encauzada en canales de riego. Sin embargo resulta algo curioso que según las representaciones del mismo, parece ser que se utilizaba para el cuidado y cultivo de jardines, y no para las cosechas.

Por otro lado, con respecto al ganado, se criaban corderos, cerdos, gansos, ovejas, cabras, patos, terneras y otras aves. La producción ganadera se concentró en el Bajo Egipto, debido probablemente a que si se hubiesen ubicado en las demás zonas posiblemente habrían invadido los campos de cultivos, y por lo tanto los hubiesen destrozado, dejando sin alimento a miles de personas. No obstante, el ganado era muy útil para arar los terrenos, y en época de siembra, para hundir las semillas, durante el pastoreo.


Economía y Comercio


Tanto la economía como el comercio en el Antiguo Egipto, estaban organizados y controlados directamente por el Estado. No existió la moneda hasta la invasión griega; entonces, mientras tanto, todos los productos tenían establecido su valor de trueque. Se intentaba evitar la inflación no variando su precio en valor según la calidad de las cosechas ni tampoco las exigencias del mercado.

Los templos tenían una gran importancia en el comercio. Así, durante el Imperio Nuevo el Templo de Amón (en Karnak), poseía embarcaciones que recogían en el exterior, tributos e impuestos que algunas ciudades debían pagar a los templos por concesión real. Dentro de Egipto, por otro lado, se convirtieron en los principales propietarios de tierras, debido al culto que se les rendía a los dioses y al desarrolló de las costumbres funerarias. Este poder aumentó aún más debido al acrecentamiento en la demanda de figuras ushabtis (estatuillas funerarias de carácter religioso, cuya función era las de cumplir en el más allá las tareas que debía cumplir el fallecido). Tan importantes eran que se han encontrado en diversas tumbas certificados de calidad de dichos amuletos expedidos por los templos. Una posible causa del saqueo de tumbas fue que al ser estos amuletos muy costosos, los robaban de las tumbas de los ricos y se los vendían a los menos pudientes a un precio más accesible.

Con respecto al comercio, en Egipto, la producción de productos agropecuarios excedía a su consumo, y sus excedentes eran exportados a cambio de productos exóticos de los que carecía, como plata, madera fina de cedro o incluso animales como el caballo. A nivel interno, el comercio se daba entre las personas en forma de trueque.

Este tema,de gran importancia, debe ser abordado más profundamente, lo cual haremos en próximos artículos.



Bibliografía


  • "LA CULTURA DEL ANTIGUO EGIPTO", 1º Edición, Quantum Books L.T.D. - Rebecca Kingsley, Editorial Edimat Libros S.A., Madrid.
  • "EGIPTO. EL MUNDO DE LOS FARAONES", Regine Schilz - Matthias Seidel - colaboradores, Editorial Könemann, Italia, 1997.
  • "GRANDES CIVILIZACIONES. LOS EGIPCIOS", 1º Edición, Martin Walker, Edimat Libros S.A., España.
  • "ARTE EGIPCIO", 1º Edición, Jesús Araújo, Editorial Parramón S.A., Barcelona, 1999.
  • "EL ANTIGUO EGIPTO", 1º Edición, Antonio Pérez Largacha, Acento Editorial, Madrid, 1997.
  • "MINIGUÍA DEL ANTIGUO EGIPTO", 1º Edición, Scott Steedman, Editorial Molino, Barcelona, 1996.
  • "LA ALIMENTACIÓN EN EL ANTIGUO EGIPTO", http://www.lavanguardia.es/web/20020702/30466437.html
  • "LOS JUEGOS EN EL ANTIGUO EGIPTO", http://www.egiptologia.com/ninyos/historia/jugar/jugar.htm
  • TESTIMONIOS AUDIOVISUALES DE COLECCIÓN: "EGIPTO. VIDA COTIDIANA Y ARTE", BBC Worldwide, Editorial Folio.