cabecera

ESTUDIO DEL ANTIGUO EGIPTO EN CHILE













Por Sofía Sáez
Gentileza: Instituto Uruguayo de Egiptología



SU EVOLUCIÓN DESDE EL IMPERIO ANTIGUO
HASTA EL IMPERIO NUEVO


DIFERENTES ASPECTOS DE LA VIDA COTIDIANA

>> La organización familiar
>> Usos y costumbres
>> Conclusiones


LA ORGANIZACIÓN FAMILIAR:

La vida en familia: amor y matrimonio

>> El matrimonio no era validado po ceremonias religiosas sino que por medios legales que atribuían distintos derechos y deberes a la pareja de cónyuges.

Uno de los principales fundamentos de la sociedad egipcia era la familia. Los matrimonios muchas veces eran acordados por los padres de los "novios", y además se podían dar entre parientes (sobre todo en la realeza, justamente para conservar la "sangre real"), aunque no se debe olvidar que también existió amor y romanticismo entre las parejas que sí elegían una persona para formar una familia por el resto de sus cortas vidas. Asimismo, por esta razón, los matrimonios se daban a tan corta edad. Se tienen registros de que algunas personas hasta llegaban a casarse a los ocho o diez años de edad, aunque se cree que por lo general, para las mujeres era alrededor de los doce años, y para los hombres a los dieciséis, ya que la esperanza de vida era de unos treinta años. No obstante, algunos llegaban con mucha suerte (al ser "sanos" y fuertes) a vivir hasta los cuarenta o más. No existen datos precisos de lo anterior, pero las informaciones disponibles indican que fue por el hecho de que la mayoría de los niños morían antes de los cinco años a causa de distintas enfermedades transmitidas por animales como ratas, ratones e insectos.

El matrimonio no era validado por ceremonias o actos religiosos, aunque sí se realizaban fiestas familiares para celebrarlo. El enlace se hacía mediante contratos legales, en los cuales se establecían los derechos de ambos cónyuges: la crianza y custodia de los hijos, los bienes materiales que poseían cada uno antes de contraer matrimonio, y hasta la pensión que debía recibir la mujer; todos estos derechos en caso de divorcio. Además, se protegía el derecho del marido de tener una suerte de "esposa secundaria", en caso de no poder tener descendencia con su legítima (abordado ya en el siguiente ítem "La mujer: integrante fundamental de la sociedad").

La mujer integrante fundamental de la sociedad

>> Detalle de la tumba de Najt, Tebas, en donde podemos apreciar a una sirvienta atendiendo a tres mujeres. A su derecha una mujer le da a otra de oler un fruto de mandrágora.

La mujer tuvo un papel bien definido en el Antiguo Egipto. Además del cuidado de los hijos y la ejecución de las tareas domésticas, su función primordial era asegurar la descendencia del hombre. Tanta importancia se asignaba a este aspecto, que si la mujer era estéril, su marido tenía derecho a buscar otra que le diera lo que su legítima esposa, por causas naturales, no le podía proporcionar, y luego la familia adoptaba al hijo así engendrado. El hecho de que se ocuparan de la casa y los hijos no debe verse desde una postura discriminatoria, pues en el Egipto antiguo estas labores eran bendecidas por los dioses, y muy bien respetadas por las personas en general. Asimismo, la mujer podía desempeñar otras actividades, como por ejemplo, ser sacerdotisa, cantante, bailarina, música, panadera, sirvienta, y hasta realizar trabajos muy duros en el campo para ayudar a su esposo en la época de cosecha. Además, podían acompañar a los maridos a los grandes banquetes y a cazar, e incluso intervenir en los mismos. Por lo tanto, ante la ley gozaba de los mismos derechos que el hombre. No está muy clara la posibilidad de la mujer en el sacerdocio, lo cual produce diversas opiniones entre diferentes expertos. Sólo tres mujeres en la historia de Egipto llegaron a ser famosas faraonas (Hatshepsut, Nefertiti, y Cleopatra), lo cual les dio, hasta la actualidad, una imagen muy respetada y admirada por haber sido lo que fueron.

Por otro lado, a las mujeres embarazadas que cometían alguna clase de delito, se les aplazaba el severo castigo para después del parto (de tal forma que no se pudiese dañar al inocente individuo en su vientre), haciendo una excepción respecto a los demás criminales.

Los derechos de la mujer en el matrimonio, fueron abordados anteriormente en " la vida en familia: amor y matrimonio".


USOS Y COSTUMBRES

La alimentación

La estratificación social se veía reflejada también en los usos y costumbres en la alimentación de la gente, fundamentalmente en la calidad de la misma. Es decir, que a pesar de que el pan y la cerveza eran la base de la alimentación, los ricos gozaban de otros privilegios, por ejemplo, comían carne, tomaban vino, entre otras cosas de las que hablaremos a continuación.

El pan, se elaboraba con una antigua variedad de trigo o con cebada, triturados en molinos o simplemente con pequeños molinillos manuales. Como no llevaba levadura, se conservaba poco tiempo y a veces también lo endulzaban con dátiles o miel. Como se puede apreciar en ciertos aspectos, era similar al pan árabe actual. Llegaron a existir más de cuarenta variedades en el Imperio Nuevo, y se hacía de forma ovalada, redonda o cónica.



Además cultivaban gran cantidad de frutas y verduras, tales como melón, pepinos, cebollas, puerros, nabos, ajos; y en grandes cantidades, higos, dátiles, granadas, judías verdes y uvas, gracias a la amplia fertilidad del suelo de aluvión del Nilo. Asimismo explotaban la ganadería lechera, obteniendo sus derivados, y criaban abejas para conseguir la miel, ya que era imprescindible para endulzar los pasteles, la cerveza y el vino.

También se consumía carne, siendo éste un privilegio de las clases altas, y una costumbre de las grandes festividades. En general, carne de ternera, cabra, cordero, cerdo, ganso y otras aves silvestres. La más apreciada era la carne de bovino a las brasas, dado su exquisito aroma, cualidad que era fundamental. Para conservarla se cortaba en finas rebanadas, se ponía con especias y las secaban al sol, las confitaban en grasa, o simplemente, preparaban salmuera y se la agregaban. Por el contrario, las clases bajas, como los campesinos, se sustentaban sólo con pan, cerveza y cebollas (ya que tienen un gran valor energético), complementado con puré de habas ("ful metmes"). Como "postre básico" se consumían dátiles, uvas e higos, sirviendo éstos además para curar dolores internos, según consta en un papiro de recetas médicas.

En el rubro de los oleaginosos, se consumía mayoritariamente el aceite de lino. Alrededor del 1400 a.C. Ramsés III ordenó el cultivo de olivos con lo que se inició el consumo del aceite de oliva.

Por otro lado, a la mandrágora y la lechuga se las consideraba con poder afrodisíaco. Ésta última era una de las ofrendas típicas a Min, el dios de la fertilidad.

Otro punto a estudiar son las bebidas. Estas eran: agua del río, cerveza y vino. Debido a que el agua no era potable y el vino se importaba de Palestina y por lo tanto era costoso, la bebida que consumían todas las personas (fuera cual fuera su posición desde el punto de vista social), era por excelencia la cerveza. Era sencilla de hacer, barata y muy popular; y al tener alcohol era desinfectante. Se elaboraba con cebada triturada, amasada y mezclada con abundante agua para formar una pasta, que después se cocía ligeramente. Luego, esta suerte de pan era colocada por los cerveceros dentro de un barril de barro con agua del río. Muchas veces ellos mismos se introducían dentro del mismo para pisar con sus pies la preparación. Después de que estaba todo mezclado se dejaba reposar el líquido al sol hasta que fermentaba, y por último se colaba para poder ser almacenado en jarros de cerámica al sol. Es probable que antes de beberla se volviera a colar. Su aspecto debía ser más espeso y su contenido en alcohol menor a la de la cerveza actual. Muchas veces, se le ponía higos o dátiles para endulzarla.

El vino, como ya mencionamos anteriormente, se importaba de Palestina, hasta que se comenzaron a tener producciones propias gracias a que se plantaron viñedos. El que se producía en algunas regiones era de excelente calidad, y las mismas eran muy populares por esta razón. Se conservaba en jarros de cerámica, a los que se les anotaba la fecha de cosecha, el tipo de uva, la región y el nombre del propietario del viñedo.

En la vida cotidiana, se bebía moderadamente, pero en los banquetes y festines lo hacían sin control por lo que la mayoría terminaban alcoholizados.

Todo lo mencionado anteriormente, se puede afirmar gracias a los datos que se han hallado en papiros, "ostraka" (fragmentos de arcilla con anotaciones), representaciones escénicas grabadas o pintadas, en jeroglíficos, o incluso por ejemplo, se han encontrado vasijas con restos de vino, con los cuales se han practicado diversos estudios en laboratorios de todo el mundo.

Cosmética, vestimenta y joyas Los egipcios se preocupaban mucho por su aspecto físico. Tanto es así que, en rasgos muy generales, utilizaban aceites para el cuerpo, se pintaban la cara con maquillajes oscuros; y los de la alta sociedad, para demostrar su poder, llevaban puestas (sobre todo para las fiestas) grandes y ostentosas joyas de oro macizo con incrustaciones de piedras semipreciosas.

En aspectos más específicos, se vestían con ropas de algodón muy sencillas; los hombres con faldas muy cortas (dejando su torso al descubierto). No obstante, a menudo se ponían piezas de lino sobre sus hombros, y en las noches más frescas utilizaban túnicas de manga larga. Las mujeres siempre llevaban puestas túnicas largas. Posteriormente se comenzaron a usar túnicas y vestidos plisados, los cuales se lograban, probablemente, utilizando tableros estriados, que al estar la tela humedecida se presionaba fuertemente sobre el mismo. Tanto hombres como mujeres no tenían vergüenza de andar desnudos, ya que, por ejemplo, los campesinos y pescadores trabajaban sin ropa. Además, las prendas de lino eran semitransparentes. La tela más fina era el "algodón real", que, como lo indica la palabra, lo utilizaban para confeccionar sus prendas las clases más altas. Por eso, si se comparan las telas que usaban los ricos y los "egipcios corrientes" podremos notar a simple vista que, para los primeros mencionados la ropa era más ligera y delicada, mientras que para los otros era hecha de algodón burdo. A pesar de que se conocían los tintes, casi siempre llevaban el algodón blanco natural. Los ricos disfrutaban de un servicio de lavandería profesional, mientras que los menos pudientes lavaban sus ropas en el río.

Las sandalias se fabricaban con juncos entretejidos (que crecían en las ciénagas del Nilo), cuero o hierba. Éstas solo las llevaban puestas los sacerdotes y los ricos, ya que las demás personas iban descalzos.

Tanto hombres como mujeres rechazaban el vello corporal y el cabello; por esa razón se afeitaban todo el cuerpo y la cabeza, utilizando hojas de bronce. En sustitución del pelo usaban pelucas de diferentes tamaños y formas, que iban desde complicados rizos a una gran variedad de trenzas. Éstas estaban realizadas con cabello natural, y muchas veces las pelucas se teñían con alheña. Se cree que en las fiestas las mujeres adornaban las mismas con conos de incienso, que se disolvían lentamente, y de esa manera se esparcía perfume por todo el cuerpo.

Por otro lado, sentían también gran debilidad por los cosméticos. Les gustaba mucho maquillarse los ojos con gruesas líneas de color verde oscuro o negro (provenientes de la malaquita y la galena respectivamente) y los labios con óxido de hierro.

El maquillaje color negro con el que se trazaban las líneas alrededor del ojo, se llamaba "kohl" y era también usado por los niños, porque protegía los ojos de infecciones y del reflejo del sol. El almagre se usaba para darle color a las mejillas. Como no tenían espejos de cristal (como en la actualidad), utilizaban grandes piezas de bronce circulares, muy bien pulidas y brillantes (asemejando a su preciado sol). Los cosméticos se guardaban en tarros de piedras y oro; y los mismos se aplicaban con cucharas y aplicadores del mismo material. Los menos pudientes tenían los mismos utensilios pero de cobre o bronce.

Además de lo anterior, para cuidar y preservar su piel tersa y suave, los ricos se untaban aceites y cremas por todo el cuerpo, y en ocasiones especiales usaban perfumes, los cuales muchos, de ellos tardaban varios meses en prepararse.

Por último, las joyas que utilizaban los ricos eran grandes y ostentosas, de oro y piedras semipreciosas. Muchas de ellas, como collares o pendientes, tenían la forma de diversos amuletos religiosos, cuya finalidad, además de ser decorativa, era más que nada de protección (por ejemplo la figura de Horus, el ojo de Wadjet para la buena suerte, etc.).


CONCLUSIONES


La vida cotidiana en el Antiguo Egipto, tenía semejanzas importantes con la vida actual, e incluso en algunos aspectos está más cerca a la civilización occidental, que a la del mismo Egipto moderno. Algunos de estos aspectos similares, son, por ejemplo, los de practicar deportes, realizar festines (y todo lo que es referido al ocio, como cantar, bailar, recrearse con juegos de mesa y al aire libre); la posición social de la mujer, la importancia de la familia como núcleo de la vida, el cuidado y crianza de los hijos, la preferencia por la monogamia, entre otros.

Otro punto a concluir, es que podemos afirmar que la vida cotidiana de los egipcios estaba fuertemente condicionada por la organización socioeconómica y cultural que los regía. Tanto es así que encontramos un sinfín de diferencias en las viviendas, la alimentación, la vestimenta, la recreación, entre otras, según el estrato social al que pertenecía el individuo.

Esta misma situación se manifestaba en los aspectos religiosos y del culto funerario: grandes monumentos y pirámides para unos, modestas moradas para otros; ostentosos acondicionamientos de las pirámides y sarcófagos para los ricos, humildes amuletos para los menos pudientes.

Finalmente, la vida diaria rondaba alrededor de la religión, del trabajo y de la organización social, aspectos fundamentales para que se desarrolle cualquier civilización, tanto antigua como actual.



BIBLIOGRAFÍA


  • "LA CULTURA DEL ANTIGUO EGIPTO", 1º Edición, Quantum Books L.T.D. - Rebecca Kingsley, Editorial Edimat Libros S.A., Madrid.
  • "EGIPTO. EL MUNDO DE LOS FARAONES", Regine Schilz - Matthias Seidel - colaboradores, Editorial Könemann, Italia, 1997.
  • "GRANDES CIVILIZACIONES. LOS EGIPCIOS", 1º Edición, Martin Walker, Edimat Libros S.A., España.
  • "ARTE EGIPCIO", 1º Edición, Jesús Araújo, Editorial Parramón S.A., Barcelona, 1999.
  • "EL ANTIGUO EGIPTO", 1º Edición, Antonio Pérez Largacha, Acento Editorial, Madrid, 1997.
  • "MINIGUÍA DEL ANTIGUO EGIPTO", 1º Edición, Scott Steedman, Editorial Molino, Barcelona, 1996.
  • "LA ALIMENTACIÓN EN EL ANTIGUO EGIPTO", http://www.lavanguardia.es/web/20020702/30466437.html
  • "LOS JUEGOS EN EL ANTIGUO EGIPTO", http://www.egiptologia.com/ninyos/historia/jugar/jugar.htm
  • TESTIMONIOS AUDIOVISUALES DE COLECCIÓN: "EGIPTO. VIDA COTIDIANA Y ARTE", BBC Worldwide, Editorial Folio.