cabecera

ESTUDIO DEL ANTIGUO EGIPTO EN CHILE













Por Susana Romero

Existe una extendida creencia acerca de que en las sociedades arcaicas no se preocupaban ni daban gran importancia a los niños, por no ser estos considerados “persona” hasta pasados algunos años. Por el contrario, basados en los testimonios llegados hasta nuestros días, pensamos que - al menos el egipcio de los tiempos farra&ocute;nicos - fue muy amante de los niños y de las familias numerosas, amén de tener depositadas en la niñez todas sus expectativas de superaci&ocute;n como sociedad.

La familia era la célula básica de esta comunidad, de la cual sus miembros se sentían muy orgullosos; la familia mítica de Osiris, su esposa Isis y el hijo Horus, era el ejemplo paradigmático al que debían adecuarse todas los egipcios. Estaba conformada por el marido y una esposa legítima, la cual era la madre de sus herederos; los señores que tenían suficientes medios para mantenerlo podían tener un harén, pero en general los hombres eran mon&ocute;gamos, y padre, madre e hijos formaban una familia unida.

>> En la imagen podemos visualizar una escena de la vida cotidiana familiar, en donde los padres comparten junto a sus tres hijas e hijo. (Fresco sobre yeso. Tumba de Inherkhan, Dier el Medina, Tebas. / Alrededor del año 1.150 a.C.)

Pintores y escultores han dejado retratos que testimonian el tipo de relaciones familiares corrientes en esta cultura, como cuando nos muestran al padre y a la madre tomados de la mano o de la cintura, rodeados por sus hijos. En algunas escenas de la vida cotidiana podemos observar a un señor visitando sus feudos para controlar las labores y a los servidores trayendo un asiento para el padre de familia, al que luego rodearan sus niños.[1] Fuere cual fuere la tarea que éste desempeñara, pescar en el río, cazar aves o rendir homenaje a alguna deidad, lo hacía acompañado de su familia. Se puede ver a un pastor con su rebaño seguido por un hijo que le alcanza un jarro de agua para saciar su sed, o a hijos de artesanos rondando su taller, tratando de encontrar la manera de ser útiles al padre.

En el período amarniano, se hizo habitual el demostrar públicamente los afectos familiares, por eso de esta época datan representaciones de la reina sentada en las rodillas del monarca, o de ambos monarcas besando tiernamente a sus hijas, quienes a su vez les acarician con sus manitos. Sabemos que Akhenat&ocute;n y Nefertiti viajaban siempre acompañados de ellas y cuando permanecían en palacio gozaban de su compañía, tanto durante las ceremonias oficiales como en los momentos de descanso y privacidad; también podemos verlas en brazos de sus padres mostrando libremente su afecto. Este nuevo estilo naturalista no dur&ocute; más allá de este período, ya que a su fin se retom&ocute; la antigua línea de formas severas en el arte; la ruptura con la dureza tradicional se había debido al cambio religioso, con el que estaba estrechamente relacionada, y por lo tanto no pudo sobrevivir a un regreso a la ortodoxia.

Ramsés II estaba muy orgulloso de sus hijos, nada menos que ciento sesenta. Estrab&ocute;n comenta con asombro que los egipcios aceptaban y criaban a todos los niños que les nacieran, lo que resultaba en familias notablemente numerosas. El tener abundante prole era importante para este pueblo debido a que su sistema social se apoyaba en el soporte de los hijos en la vejez de los padres, y aunque todos eran bienvenidos, se deseaba siempre tener un hijo var&ocute;n, dada la importancia del var&ocute;n en las tradiciones antiguas para mantener vivo el nombre del padre, ocuparse de su tumba y prestarle el culto funerario necesario para la vida en el más allá.[2]

También una prole numerosa era necesaria si querían reproducirse, ya que s&ocute;lo un bajo porcentaje de niños nacidos sobrevivía: aproximadamente un veinte por ciento en una poblaci&ocute;n que se calcula en uno a un mill&ocute;n y medio de habitantes durante el Reino Antiguo.[3] Quienes no podían tenerlos buscaban soluciones mágicas, como el hacer ofrendas votivas a Hathor, la ayuda de los conjuros propiciatorios, o en el peor de los casos, el divorcio o el repudio por infertilidad de la esposa. Como se consideraba que el padre tenía una participaci&ocute;n más importante en la concepci&ocute;n que la mujer - se lo relacionaba con la tierra - la fertilidad en sí era una responsabilidad masculina. Hay evidencias de que algunas parejas adoptaban niños, como leemos en un ostrac&ocute;n del Reino Nuevo: “En cuanto al que no puede tener hijos, adopta a un huérfano y lo cría”.[4]

De acuerdo a la evidencia arqueol&ocute;gica, pareciera que efectivamente el var&ocute;n era considerado más importante que la mujer ya que las figurillas de barro representando un lecho y una madre con su hijo siempre nos muestran a un niño var&ocute;n. También era creencia corriente que la leche de una mujer que hubiera dado a luz a un niño tenía una potencia especial y esta preferencia ha hecho que en general se conozca más acerca de la vida de los niños, dd, que de las niñas, ddt.


EMBARAZO Y NACIMIMIENTO DEL NIÑO

La mujer embarazada se protegía a sí misma y a su hijo por medio de amuletos varios, como los llamados “marfiles mágicos”, hojas de marfil curvadas con las que se formaba una especie de red que evitaba las probables infecciones uterinas. Otra forma de protecci&ocute;n era el recitado de textos que aseguraran la vida del feto, o las infaltables representaciones de Bes y Taweret, divinidades protectoras de mujeres y niños. Pero para el momento del parto era necesario invocar a Khnum, el dios alfarero y dios de los nacimientos.[5]

Se realizaban pruebas para comprobar el embarazo y para conocer el sexo del futuro vástago; una de ellas consistía en regar con la orina de la futura madre semillas de cebada y de trigo: si la cebada germinaba indicaba que el hijo sería var&ocute;n; si germinaba el trigo, nacería una niña, y si no germinaba ninguno, significaba que la mujer no estaba embarazada.[6]

Las antiguas egipcias daban a luz de diversas formas: sentadas en un asiento adecuado, arrodilladas, o en cuclillas sobre una estera; en el último caso lo hacían sobre cuatro ladrillos rituales o meskhenet que simbolizaban la obra del alfarero Khnum. Estos acompañarían al individuo hasta la tumba, ya que serían colocados en la cámara funeraria para seguir protegiéndolo. Algunas representaciones muestran a mujeres arrodilladas sobre los mismos o sentadas y ayudadas por otras, en el trance de dar a luz. Hace poco tiempo en Abydos, se encontr&ocute; una silla diseñada para facilitar los partos hecha de ladrillos con un orificio en el medio.[7] Hallada en la que fue la casa del gobernador y datada como proveniente de la Dinastía XII, se supone perteneci&ocute; a Arnessent - nombre que está escrito en esta pieza - esposa del gobernador de Abydos durante el reinado de Sesostris III. El asiento se encuentra recubierto de figuras de la diosa Hathor y de una mujer sosteniendo a su niño recién nacido.

El Papiro Médico Leiden hace referencia a la experiencia de dar a luz y a los hechizos necesarios para calmar los dolores de la madre, la angustia del padre y esparcir el líquido amni&ocute;tico, como también facilitar la salida de la placenta, que se guardaba para utilizarla como cauterizante; como se consideraba que tanto ésta como el cord&ocute;n umbilical estaban cargados de todo el poder mágico de una nueva vida­­­­, en muchos casos se los enterraba junto a materiales utilizados durante el parto.

Aunque se carece de datos concretos, se supone que llegado el momento del nacimiento la parturienta se retiraba a un pabell&ocute;n especial, aislado de los hombres de la casa. El parto era un acontecimiento de gran alegría y era presenciado por numerosa concurrencia y pensamos que dada la cantidad de personas que habitaban juntas, tanto familiares como personal de servicio, nuestra noci&ocute;n de privacidad allí no existía. Luego del mismo, la madre debía guardar catorce días de purificaciones en un lugar recluido, y entonces ocuparse del recién nacido dándole el pecho si le era posible. En el caso de la Gran Esposa, tanto para dar a luz como para los ritos posteriores al alumbramiento, se retiraba al harén en donde nacerían los hijos reales y luego las nodrizas escogidas entre damas de la nobleza y los generales retirados de la vida militar y devenidos en preceptores, se ocuparían de la crianza y educaci&ocute;n de los pequeños. [8]

La alegría del nacimiento se veía opacada por las preocupaciones ocasionadas por el temor a una muerte prematura, aunque había remedios y una buena recopilaci&ocute;n de conjuros para cualquiera de las dolencias que podían sobrevenir a la madre o al hijo. El Papiro Ebers también nos informa sobre el significado de ciertos síntomas, como era que si un niño emitía un sonido similar a “ni” seguramente viviría, pero si decía “mebi” no había esperanzas. [9]

En relaci&ocute;n al futuro de sus hijos los padres consultaban a las Hathors, un grupo de siete divinidades que profetizaban la manera - más no la fecha - en que moriría un recién nacido. La fecha permanecía oculta a la familia, por lo que la vida del niño se convertiría en una sucesi&ocute;n de cuidados obsesivos para evitar el mal anunciado, el que de todas maneras sería ineludible, como lo prueba el caso de la mujer de Bata, en el Papiro Harris, quién muri&ocute; de una puñalada, tal como había sido profetizado.[10] También existían los días buenos y los días malos, factor éste que tenía gran influencia en la suerte del recién nacido; para conocer sobre este asunto, se usaba una especie de manual que contenía las predicciones para cada día del año y para cada parte del día, llamado Calendario de El Cairo. Al respecto Herodoto comentaba: “Los egipcios, además de otras invenciones, enseñaron varios puntos de astrología; qué mes y qué día, por ejemplo, era apropiado a cada uno de los dioses, cuál sea el hado de cada particular, qué conducta seguirá, qué suerte y qué fin espera al que hubiese nacido en tal día o con tal ascendiente; doctrinas de que los poetas griegos se han valido en sus versos.” [11]

La niñez debi&ocute; ser efectivamente una época de grandes peligros, a juzgar por la cantidad de objetos apotropaicos, figurillas y hechizos destinados a proteger la vida del infante. Se usaban collares, talismanes y castañuelas de marfil para este fin, siempre portando las imágenes de Bes y Taweret como deidades protectoras y de la diosa Hathor. Un papiro instruye sobre c&ocute;mo hacer un amuleto pronunciando un conjuro sobre cuentas de oro y granate, y a colgar del cuello de los pequeños un sello con la imagen de un cocodrilo y una mano. [12] También las fuerzas hostiles y los demonios eran ahuyentados con música, la que se ejecutaba con címbalos y castañuelas y al son de la cual se bailaba. Nada era demasiado para asegurar el bienestar de un hijo.

Sin duda que dada la cantidad de informaci&ocute;n encontrada en templos y tumbas, y por otro lado la carencia de documentaci&ocute;n acerca de la vida del pueblo, bien podemos decir que la historia egipcia se escribi&ocute; desde la perspectiva de una elite, usando las fuentes que dejaron los faraones, sus familias u oficiales. Por este motivo, es importante tener en cuenta los trabajos comenzados en Deir el Medinah por Bernard Bruyère[13] durante la primera mitad del siglo XX en los restos del poblado en donde vivieron, trabajaron y murieron todas las personas vinculadas a la construcci&ocute;n de las tumbas del Valle de los Reyes a partir de la Dinastía XVIII. Este material nos permite tener una más amplia visi&ocute;n acerca de la vida de aquellos que no conformaban la elite del Reino Nuevo, y en nuestro caso particular, la de los niños.

En dicho asentamiento y en las primeras habitaciones de las viviendas, se han encontrado representaciones murales de mujeres amamantando a sus bebés recostadas en el lecho o sentadas en banquitos, como también abundantes figuras relativas a la sexualidad. Este fen&ocute;meno se ha encontrado asimismo en El Amarna, donde también se ven numerosas representaciones de Bes y Taweret y algunos altares domésticos. Hay numerosas figurillas de barro de lechos con una madre y un niño, con unos ex&ocute;ticos peinados o pelucas que posiblemente marquen el final del período de aislamiento de madre e hijo.[14]

Los estudios realizados en Deir el Medinah permiten concluir que cada madre de familia daba a luz a numerosos hijos, en muchos casos hasta diez, a los que criaban a veces con ayuda de servicio y otras no, mientras los maridos que trabajaban en la construcci&ocute;n de las tumbas permanecían ausentes durante días.


NOMBRE

Tan pronto nacía un heredero se elegía un nombre, ren, decisi&ocute;n muy importante ya que sin nombre el individuo no existía. El nombre era parte constitutiva de la persona, como lo era el cuerpo, y al igual que éste era susceptible de ser dañado, por lo que en casos no se lo daba a conocer. Se formaba con las palabras que pronunciaba la madre durante el parto y lo llamaban “nombre de la madre”, ya que ésta había dado a luz al mismo tiempo al niño y a su nombre. Aparte del primero podía recibir otros; en el caso de un futuro rey el niño ya había sido nombrado en el momento de la teogamia (uni&ocute;n del dios y la mujer). Los apellidos no existían en Egipto y a los padres les gustaba poner al niño bajo la protecci&ocute;n de alguna deidad, para lo cual incluían el nombre de la misma en la frase que elegían para llamar a su hijo, como fueron Ptahhotep en honor a Ptah, Ramsés honrando a Ra, Amenhotep en honor a Am&ocute;n, etc.

El siguiente paso era registrar al recién nacido en la Casa de la Vida, lugar de estudios teol&ocute;gicos y científicos, donde había escribas aptos para efectuar los trámites relacionados con los nacimientos, casamientos y muertes. También era allí adonde se llevaba a los recién nacidos para que se confeccionara su hor&ocute;scopo, con todas las advertencias que se debían tomar para evitarle las consabidas desgracias.


LACTANCIA

Hasta los tres años los niños eran alimentados con la leche materna; la alimentaci&ocute;n del niño era motivo de gran preocupaci&ocute;n, por lo que si la madre no tenía suficiente, se buscaba una nodriza que la supliera. Dentro de la nobleza no siempre los amamantaban ellas mismas sino que recurrían a tal nodriza, la que se elegía entre personas de alto rango y que recibía el título de “Gran Niñera”. Hay muestras del afecto que sintieron estos niños de la realeza por sus niñeras; Amenofis II siempre correspondi&ocute; al cuidado de la suya y se dice que siendo rey la seguía visitando y sentándose en sus rodillas como lo había hecho en su infancia. [15]

La leche materna era la mejor protecci&ocute;n para la salud de los infantes dada la cantidad de enfermedades gastrointestinales que ocurrían a causa de las deficientes condiciones sanitarias y que eran fatales para los menores. Según lo aconseja “La Sabiduría de Aní”[16], la lactancia debía durar un período de tres años, edad en que podían comenzar a comer s&ocute;lidos; esta espera permitía que cuando los niños comenzaran a ingerir otros alimentos ya estuviesen suficientemente crecidos y fortalecidos. De todas maneras los hallazgos realizados en cementerios, nos prueban que la mayor mortalidad se producía a la edad de cuatro años o sea cuando el niño había abandonado la lactancia.[17]

Se han encontrado numerosos recipientes en forma de mujer con los pechos destacados, que se piensa servían para conservar la leche materna, ya que la capacidad de los mismos es la misma que lo producido por una mujer. L. Meskell considera probable que hayan servido para testimoniar la importancia de este alimento y la utilidad de la leche humana para las recetas médico-mágicas.


VESTIDO

Las madres del pueblo llevaban a los bebés envueltos en una pañoleta que colgaban del cuello y les dejaba las manos libres para sus numerosas actividades. En verano los pequeños andaban desnudos, solo ataviados con una perla color turquesa que los protegía contra el mal de ojo y que llevaban colgando del cuello. Sabemos que Diodoro pensaba que no era costoso mantener muchos niños, ya que no necesitaban ropas, apenas adornados con un collar los varones y una faja las niñas, alimentándose de frutos y raíces crudas o cocidas.[18] Pero a partir de la pubertad necesitaban andar vestidos, y en un día que marcaba un hito en sus vidas, les eran entregadas las ropas, que consistían en un vestido de lino fino blanco para las niñas y un taparrabos y cintur&ocute;n para los varones, evento éste que marcaba el comienzo de una nueva etapa. También era el momento de la circuncisi&ocute;n de los varones, la que aparentemente no estaba totalmente generalizada y se hacía por razones de higiene y no religiosas. [19] Entre las clases pudientes significaba el inicio de la vida escolar, mientras los hijos de artesanos o campesinos empezaban a ayudar a los padres en sus tareas específicas.


JUEGOS

Amaban la naturaleza y la vida al aire libre, por lo que las casas de los nobles estaban siempre rodeadas de un jardín donde crecían palmeras e higueras y a menudo había un estanque en el que nadaban peces. En este ámbito jugaban los niños a la pelota y las niñas con sus muñecas; también lo hacían libremente con los animales domésticos: gatos, perros, pájaros, ocas y patos. Creemos que la mayoría de los juguetes eran objetos domésticos desechados, pero se han encontrado unos animales hechos en madera y con ruedas, que debieron de ser juguetes, y unas pequeñas carrozas de barro cocido del estilo de las usadas por el fara&ocute;n. De la Época Baja datan unas muñecas de madera, provistas de brazos movibles. Los niños de las clases altas o nobleza, a edad adecuada debían aprender a nadar, la que era considerada una actividad masculina. Niños de ambos sexos practicaban ejercicios físicos y compartían clases de acrobacia que los preparaban para las exhibiciones rituales de los panegíricos o de los actos funerarios. [20] También se jugaba mucho a la pelota.

En el informe acerca de su excavaci&ocute;n en la tumba de Tutankham&ocute;n, Howard Carter cuenta que en la habitaci&ocute;n anexa, entre múltiples cosas revueltas, descubri&ocute; un baúl s&ocute;lidamente construido, cuyo contenido “nos dice bastante acerca de las ocupaciones y diversiones de los niños en el Imperio Nuevo egipcio”[21]. Menciona varios tableros de juego hechos de marfil, hondas para arrojar piedras, brazaletes de arquero de cuero para proteger la muñeca al tirar el arco y “juguetes mecánicos” que no describe. También encontr&ocute; útiles de caza y pesca y un equipo para encender fuego que según el autor, eran elementos relacionados con la virilidad y no podían faltar en el ajuar de un var&ocute;n. En cuanto a las hondas, señala Carter que en esta época – Dinastía XVIII - ya habían evolucionado de las primitivas hechas de cuero a unas hondas de hilo trenzado, que formaban una suerte de bolsa que contenía la piedra. Cuenta que los tableros de juego eran varios y de tres tamaños: pequeños, medianos y grandes; los primeros de bolsillo y los últimos para jugar en la casa, ya que era éste un pasatiempo de la vida cotidiana y de todas las edades. Cada tablero de divide en treinta cuadrados iguales, dispuestos en tres filas de diez cuadros cada una en sentido longitudinal; se jugaba con diez fichas blancas y negras. Este entretenimiento es el llamado senet, palabra que significa pasaje o tránsito, y se jug&ocute; en Egipto desde época predinástica hasta la grecorromana por todas las clases sociales.


EDUCACION

La crianza y la educaci&ocute;n eran los medios de los que se disponía para formar al niño según las normas del Antiguo Egipto. El objetivo era un ser social, un individuo acorde a Maat, tal como lo enseñaba la Literatura Sapiencial; se adoctrinaba al niño para que aceptara y adoptara los valores morales de esta sociedad y de la clase a la que pertenecía. Se consideraba que la educaci&ocute;n moldeaba a un individuo y lo convertía en un hombre, en un ser sociable, en una persona que dominaba sus instintos y era responsable de llevar una vida ordenada. [22]

Las antiguas palabras usadas para “educaci&ocute;n” derivaban de sb3 cuyo significado básico era enseñar, aprender o instruir. Los egipcios creían que la virtud podía ser enseñada, que todo se podía aprender, desde la vocaci&ocute;n hasta el vivir acorde con Maat, siempre y cuando el niño supiera “escuchar” o sdm, palabra clave de la transmisi&ocute;n y comunicaci&ocute;n de todo conocimiento. Estaban convencidos de que la ignorancia era la causa de la mayoría de los males, por lo que en ella como en ninguna otra sociedad se tuvo en gran estima a las enseñanzas, al punto que, mientras los artistas vivieron y murieron en el anonimato, los sabios consejeros nos son bien conocidos. En casos se trata de padres que aconsejan a sus hijos o de maestros que lo hacen con sus discípulos.

La escuela de éstos era algo muy diferente de lo que nosotros entendemos como tal; carecían de maestros profesionales y la escritura y el cálculo se aprendían en los centros de escritura, en los grandes centros administrativos o en las Casas de la Vida de los templos.[23] Los niños más pequeños recibían las lecciones en grupos hasta adquirir conocimientos básicos; la remuneraci&ocute;n de los maestros consistía en una raci&ocute;n diaria de tres panes y dos jarras de cerveza, que habitualmente llevaba la madre del alumno al maestro.

Dada la necesidad de escribas bien capacitados para llevar registro de las numerosas actividades relacionadas con el gobierno y la administraci&ocute;n, se establecieron escuelas para la educaci&ocute;n de los niños que pensaban seguir este oficio: a partir de los cuatro años comenzaba la instrucci&ocute;n de aquellos que estaban destinados a ser funcionarios, siendo el primer paso el lograr el grado de escriba o sesh, lo cual no era muy habitual en las niñas, pero que según algunos autores también las había. Desroches Noblecourt opina que las hijas de los nobles podían asistir a la escuela de Palacio junto a los niños de la casa real y nos cuenta el caso de la princesa Idut – Reino Antiguo – representada en su capilla funeraria de Sakkara con el material de escriba.[24]

El método utilizado para la enseñanza era copiar hasta memorizarlos, ricos textos literarios, con los que no solamente se aprendía a leer y escribir sino que también se obtenía la sabiduría contenida en lo que se copiaba. Esto resultaba en la adquisici&ocute;n por parte del alumno de las aptitudes normativas de la sociedad egipcia, las que hacían que un aprendiz de escriba se transformara en un individuo educado y de rectos principios. Podemos afirmar que la literatura poseía un valor formativo.

Como dijimos anteriormente, en Palacio había una escuela para la educaci&ocute;n de los niños de la realeza, pero a ella también podían concurrir los hijos de los nobles, al menos así fue hasta el Reino Medio. A partir de esta época, éstos comenzaron a asistir al mismo centro educativo que los hijos de gobernantes extranjeros, quienes buscaban la alta calidad del conocimiento egipcio en lo que atañía a conceptos morales y calidad de vida. Esta instituci&ocute;n se llamaba kap y se sabe de muchos nubios que acudieron a ella en pos de la preparaci&ocute;n y los conocimientos egipcios.[25]

La vida del estudiante de escriba era exigida; la disciplina era estricta y se aplicaban castigos corporales en caso de mala conducta. El aprendizaje era duro, ya que los maestros confiaban en el dicho “el oído de un joven está en su espalda y oye cuando se le pega” sacrificio éste que tenía la ventaja práctica de permitir a un niño ascender de clase social.[26] Al respecto podemos leer en la “Sátira de los Oficios”:

“He aquí que no existe ocupaci&ocute;n sin amo,
salvo la de escriba. Él es su propio amo.
Por eso, si sabes escribir,
sacarás de ello más beneficio
que de todas las ocupaciones que te he indicado antes”.[27]


Era necesario que se iniciaran en la compleja escritura jeroglífica conociendo los signos, su pronunciaci&ocute;n y significado, amén de las dificultades de la gramática. Luego aprendían a escribir en hierático, el que practicaban leyendo y copiando los textos clásicos, los libros sapienciales, los mitos y los cuentos populares. Cada copia llevaba la fecha en que se hacía. Una vez que los niños dominaban las letras, que eran escribas, comenzaba el estudio de las matemáticas. Cuando el niño ya escribía bien, se le adjudicaba un tutor, quién lo introducía poco a poco en el ámbito profesional.

Los estudios realizados durante el relevamiento de Deir-el-Medinah permiten suponer que los niños que allí habitaron durante el Reino Nuevo asistían a las escuelas, aunque probablemente lo hiciera s&ocute;lo un bajo porcentaje de ellos y varones en su mayoría. Se cree había escuelas de escriba pero no se sabe d&ocute;nde, aunque se supone funcionaron en el Ramesseum y en el Templo de Mut. Los textos literarios del Reino Medio eran copiados por los alumnos bajo la supervisi&ocute;n de un tutor. L. Meskell [28] piensa que había distintos grados de literalidad: quienes leían pero no escribían o los que podían dibujar ciertos signos pero no todos; es probable que las mujeres y los artesanos se encontraran entre estos últimos. En el sitio mencionado, solo el catorce por ciento de las cartas encontradas fueron dirigidas a­/o provenientes de mujeres.

En cuanto a las niñas, seguramente debían familiarizarse con las nociones correspondientes al cuidado de la casa y de los pequeños; hay evidencias de que en esta época algunas mujeres sabían leer, pero eran las de una elite. Las niñas de clases más bajas seguramente debían contentarse con hilar, tejer y cocinar, actividades que contribuían al mantenimiento de un hogar. Por su parte los niños que no pertenecían a la elite, comenzaban a trabajar desde muy corta edad; se encontraron huellas de dedos de manos muy pequeñas en los restos de arcilla que se empleaban en la construcci&ocute;n de las tumbas. La misma investigadora antes citada opina que no existía el concepto de una niñez despreocupada sin más obligaciones que jugar, que esto es un invento occidental moderno; en esa sociedad y época los hijos debían seguir el ejemplo del padre tan pronto podían hacerlo, y si éste era bien remunerado, cuanto antes mejor, como era el caso de los escribas y artesanos especializados.[29] Pero también lo hacían los pescadores, constructores, talladores, y los artesanos en general.


LEGISLACION

Se tenían muy claras las obligaciones de los padres hacia los niños: cobijo, manutenci&ocute;n, cuidado de la salud, educaci&ocute;n escolar o el proveerlos de un oficio. Tenían también que otorgarles un nombre que los identificara. Los segundos por su parte, debían respeto y obediencia a sus progenitores y ya adultos, debían proveer a las necesidades de éstos en la ancianidad, y a la muerte ocuparse del mantenimiento de la tumba y de celebrar todos los rituales funerarios que fueren necesarios. El afecto y respeto por los padres eran muy apreciados dentro de esta sociedad. “Yo era uno amado por su padre, elogiado por su madre…” es una de las afirmaciones que habitualmente se encuentran en las tumbas. La Literatura Sapiencial se ha ocupado en enfatizar la deuda de un hijo hacia la madre que lo cuid&ocute; y aliment&ocute;; al respecto Aní predica en estos versos:

"Devuélvele a tu madre el doble del pan que ella te dio
Y llévala como ella te llev&ocute;.
Fuiste para ella una fatigosa y pesada carga.
Ella no se desentendi&ocute; cuando llegaste a tu fin.
Su nuca te llev&ocute;.
Sus senos estuvieron en tu boca durante tres años.
No se disgust&ocute; de tu suciedad
Y no se desanim&ocute; diciendo: ¿Y ahora qué hago?[30]


Los hijos extramatrimoniales no tenían las mismas prerrogativas que los nacidos dentro del matrimonio. En caso de hijos de concubinas, si el padre quedaba viudo de su legítima esposa, la madre podía casarse con él y legalizar la relaci&ocute;n de ambos.

Dentro de la realeza, la madre tenía un rol de gran importancia junto a su hijo ya que debía cuidarlo y protegerlo de niño, ocuparse que recibiera la correcta educaci&ocute;n durante la juventud, y en caso de que el padre muriera, ésta debía encargarse de la regencia de facto. A la vez, a su muerte, el hijo debía ocuparse de proveerla con todos los ritos mortuorios necesarios para la eternidad y, en general, eran inhumadas en sepulturas suntuosamente adornadas, como fue el caso de la reina Hetepheres, esposa de Sneferu, a quien su hijo Keops proporcion&ocute; un deslumbrante ajuar funerario.

A fines de la Dinastía III, sino antes, ya había propiedad privada: los esposos poseían cada uno sus bienes y los hijos - varones y mujeres por igual - heredaban a los padres. La esposa recibía una porci&ocute;n mayor que la de los primeros y poseía independencia econ&ocute;mica y jurídica. En este período la familia se reducía a padre, madre e hijos; no hay menciones de otros miembros. [31]Los vástagos ya fueran varones o mujeres poseían los mismos derechos sucesorios, no se privilegiaba al var&ocute;n. En cuanto al culto funerario, a falta de un hijo var&ocute;n podían celebrarlo las hijas mujeres. Todos heredaban por partes iguales, a menos que un testamento determinara lo contrario; se conocen casos en que se favoreci&ocute; a un hijo en particular, y a la inversa, nos ha llegado el testimonio de una modesta madre de Deir el Medinah llamada Naunakhte, que deshered&ocute; a cuatro de sus hijos por no haberla atendido como correspondía. [32]

Pero durante el reinado de Pepi II hubo un gran cambio: se introdujo el derecho de primogenitura, al principio por testamento o contrato, para luego tornarse obligatorio.

En el Reino Nuevo se retoma el sistema de reparto equitativo, el que más tarde será reemplazado por el de mayorazgo con la Dinastía XXIII, y volverá a caer en desuso con la revalorizaci&ocute;n del individualismo en la Dinastía XXV.[33]


MATRIMONIO

Aproximadamente al llegar a la edad de 12 años las niñas y 16 años los varones, era usual que se casaran; éste no era más que un contrato social para regular la propiedad, que carecía de toda connotaci&ocute;n religiosa. Las palabras para casamiento eran meni, “amarrar” y grg pr, “fundar una casa”. Según dicen los textos, los novios ofrecían un obsequio a la familia de la novia. El divorcio no era frecuente pero ocurría, y las razones para pedirlo eran adulterio, infertilidad o incompatibilidad. Se sabe que se establecían sanciones financieras para reparar el dolor causado; de lo que no tenemos informaci&ocute;n es acerca del destino de los hijos de estas parejas, aunque suponemos los más pequeños se quedarían con la madre.[34]

Mucho se ha dicho acerca de que en el antiguo Egipto los niños se casaban entre hermanos; esto se debi&ocute; probablemente al empleo del mismo término sn o snt para referirse tanto al hermano o hermana, como al esposo o esposa, tan empleados en la poesía amatoria del Reino Nuevo. Se sabe que los matrimonios entre primos o entre tíos y sobrinos eran habituales, pero no dentro del núcleo familiar básico: padres-hijos. Jaroslav Cerny investig&ocute; 490 matrimonios celebrados entre el Primer Período Intermedio y la Dinastía XVIII, y encontr&ocute; solamente dos casos de casamientos entre hermanos. Sin embargo, debemos aclarar que las cosas eran muy distintas entre la realeza, ya que siendo el fara&ocute;n el dios encarnado y teniendo que preservar la estirpe divina, debía hacerlo con una hija real, por lo que se vieron compelidos a casarse entre ellos, siguiendo el ejemplo mitol&ocute;gico de Isis y Osiris.


MUERTE

Así como el parto era un momento de riesgo para la madre, también el niño pasaba en él sus horas más arduas. Sobrevivir a la infancia era difícil, ya que la mayoría de las muertes ocurrían en los primeros días de vida, decreciendo el peligro con los meses y luego con el primer año de edad; abundaban los casos de infecciones digestivas, anemia y mala alimentaci&ocute;n, lo que sumado a la falta de higiene, hacía dificultosa la supervivencia de los recién nacidos. Los numerosos enterramientos infantiles que se han encontrado parecen indicar que solo un pequeño porcentaje de ellos llegaba a la edad madura.

Las investigaciones realizadas en Deir el Medinah aportan abundante informaci&ocute;n acerca del ritual que seguía al deceso de un niño y el tipo y forma de enterramiento, además del dato de que en algunas casas de este sitio se han encontrado enterramientos infantiles debajo de la habitaci&ocute;n en que se reunía la familia.[35] En la necr&ocute;polis del lugar, se ha podido identificar una suerte de estratigrafía según las edades: en la colina en que se encuentra el cementerio Este (el de los niños) los adolescentes están colocados en la parte superior y los más pequeñitos en la ladera más baja. Aquí es donde B. Bruyère[36] encontr&ocute; restos de niños, fetos y placentas envueltos en lino y colocados ya fuere en canastos, en ánforas de cerámica, en cajas o en sarc&ocute;fagos, y rodeados de platos de comida como ofrenda funeraria. Las cajas que se utilizaban eran de uso común, que luego se destinaban a este fin. Algunos adornos acompañaban a estos niños al más allá: collares, pulseras de cerámica y escarabajos; muchos de ellos fueron encontrados con la cabeza afeitada y el tradicional rizo a un costado.

En algunos casos se han encontrado niños enterrados en sarc&ocute;fagos bastante elaborados, algunos incluso antropoides, con el cuerpo rodeado de un ajuar funerario. A partir de la Dinastía XIX, los pequeños y adolescentes comenzaron a ser enterrados en la tumba familiar, por lo que participaban de los beneficios mágicos de las pinturas y objetos depositados en ellas.

Así como a los nacimientos múltiples se les acordaba gran importancia, el fallecimiento de estos era algo significativo. Se han encontrado enterramientos de mellizos en que los cuerpos fueron reemplazados por estatuas de madera envueltas en lienzos y acompañadas por ofrendas, lo que supone una sustituci&ocute;n con fines mágicos.

Todo lo antedicho parece probar que los niños egipcios eran realmente considerados “personas”, merecedoras de los mismos cuidados, respeto y rituales que sus mayores, y que como tales eran tratados al finalizar su pasaje por este mundo.




Bibliografía


  • Assmann, Jan: “The mind of Egypt”- Harvard University Press, 2003
  • Bierbrier, Morris: “The Tomb-Builders of the Pharaohs” - The American University in Cairo Press, 2000
  • Breasted, James Henry: “A history of Egypt”- Scribner´s & Sons – New York 1942
  • Brewer, Douglas & Teeter, Emily: “Egypt and the Egyptians”- Cambridge University Press, 2000
  • Carter, Howard: “La Tumba de Tutankham&ocute;n”- Ediciones Destino- Barcelona 1976
  • Cerný, Jaroslav: “Consanguineous Marriages in Pharaonic Egypt” – JEA 40, 23- 29 – 1940
  • Desroches Noblecourt, Christiane: “La mujer en tiempos de los faraones” –Editorial Complutense – Madrid, 1999
  • Daumas, Francois: “La civilizaci&ocute;n del Egipto fara&ocute;nico” – Editorial Óptima- Barcelona, 2000
  • Herodoto: “Los nueve libros de la Historia”, Libro II – Joaquín Gil Editor-Bs.As. 1947
  • Independent On Line: Science & Tech: “Ancient childbirth seat found in Egypt”, May 26,2002 -
  • Léveque, Jean: “Sabidurías del Antiguo Egipto” - Editorial Verbo Divino - Navarra 1984
  • Nordh, Katarina: “Aspects of Ancient Egyptian Curses and Blessings”- Acta Universitatis Upsaliensis, 1996
  • Meskell, Lynn: “Private Life in New Kingdom Egypt” – Princeton University Press, 2002
  • Montet, Pierre: “Everyday Life in Ancient Egypt”- University of Pennsylvania Press, 1981
  • Pirenne, Jacques: “Historia del Antiguo Egipto”-Tomo I - Ediciones Océano, Barcelona, 1980
  • Vidal Manzanares, César: “La Sabiduría del Antiguo Egipto” - Alianza Editorial- Madrid, 1994
--------------------------------------------------------------------------------
  • [1] Montet,P: “Everyday Life in Ancient Egypt”, Cap.III.
  • [2] Montet,P, op. cit pag 55 y ss.
  • [3] Baynes,J en Meskell, L: “Private Life in New Kingdom Egipt”, pag.12
  • [4] Brewer & Teeter :”Egypt and the Egyptians”, pag.99
  • [5] Meskell,L: “Private Life in New Kingdom Egypt”, p.71
  • [6] Brewer & Teeter: “Egypt and the Egyptians”, Cap. VII.
  • [7] “Independent on line”. Mayo 26, 2002.
  • [8] D.Noblecourt: “La mujer en tiempos de los faraones”, Cap.III, Parte II.
  • [9] Montet,P: “Everyday Life in Ancient Egypt”, Cap.III
  • [10] ibid
  • [11] Herodoto: “Los nueve libros de la Historia”, Libro II.
  • [12] Meskell, L, op. cit, pag.76
  • [13] En Bierbrier: “The Tomb-Builders of the Pharaohs”, pag.141.
  • [14] Meskell,L, op. cit, pag 69 y ss.
  • [15] Montet, P: “Everyday Life in Egypt”, pag.60
  • [16] En V.Manzanares: “La Sabiduría del Antiguo Egipto”, pag.96
  • [17] Brewer & Teeter: “Egypt and the Egyptians”, Cap.VII
  • [18] Montet,P, op. cit. Pag.54
  • [19] Brewer & Teeter, op. cit. Cap.VII
  • [20] D. Noblecourt, op. cit, pag.203
  • [21] Carter, H: “La tumba de Tutankham&ocute;n”, pag.288.
  • [22] Assmann, J: “The mind of Egypt”. Cap. VIII.
  • [23] Ibid.
  • [24] D. Noblecourt, op. cit, pag.207
  • [25] Ibid, pag.82
  • [26] Breasted, J.H: “A History of Egypt”, pag.99
  • [27] en V.Manzares, C, op. cit pag.93
  • [28] Meskell,L, op. cit, Cap. III
  • [29] Meskell,L.op. cit, pag.84
  • [30] En V. Manzanares, op. cit, pag.101
  • [31] Pirenne, J:”Historia del Antiguo Egipto” , Tomo I, Cap. VII
  • [32] Bierbrier,M, op. cit, pag.71
  • [33] Daumas,F:”La civilizaci&ocute;n del Egipto Fara&ocute;nico”, Cap.V.
  • [34] Bierbrier, M, op. cit, pag.75
  • [35] Bierbrier, M, op. cit pag.69
  • [36] en Meskell,L, op. cit, pag 81